Singapur y Gran Canaria están separadas por miles de kilómetros, pero la CBA y el baloncesto han conseguido unir ambos lugares por unas cuantas semanas, ya que William Finch es un jugador singapurense que está viviendo la experiencia CBA en el CBA Summer Camp.

William

¿Por qué recorrer miles de kilómetros? Podrías llegar a preguntarte, pero William tiene la respuesta: “He venido aquí porque esta es la mejor Academia de Europa”. Suena fácil, pero el propio William vive, estudia y juega en EEUU, aunque él ha decidido cambiar un poco su verano para disfrutar del CBA Summer Camp después de un pequeño alto en Singapur.

William está intentando mejorar sus habilidades, quiere ser mejor día tras día; esa es su meta en el CBA Summer Camp: “Me encanta la CBA y la isla. Los entrenadores y jugadores son muy cercanos and y estoy disfrutando mucho de estas semanas. En la Academia se respira un aire muy familiar y eso es muy importante para mí”.

De esa manera, está disfrutando mucho durante los entrenamientos, especialmente, durante el que se realiza en la playa: “El entrenamiento de la playa es muy divertido porque es un reto grande, pero cuando terminas el entreno te sientes mucho mejor contigo mismo. Por supuesto, después del entrenamiento vamos a la playa y nadamos. En Singapur no tenemos una playa como Playa del Inglés”.

Sin embargo, William piensa que cada entrenamiento es un motivo para mejorar y, para él, lo mejor del Summer Camp son los consejos de los entrenadores: “Cada entrenador habla contigo todo el tiempo para darte consejos para tu mejora. Si cometes un error, un entrenador vendrá a corregirte al momento. Ellos ponen hincapié en los detalles. Me estoy divirtiendo y estoy mejorando mucho: los entrenos son muy duros, pero esto era lo que quería”.

Finalmente, William comenta que recomendaría el CBA Summer Camp a todos sus amigos porque es el lugar perfecto para jugar al baloncesto: “La CBA tiene todo lo que necesitas para mejorar. He hablado con amigos sobre esto y me gustaría volver en el futuro, aunque todavía me quedan un par de semanas más entrenando en el mejor sitio del mundo”.

La CBA tendrá para siempre un pedacito de Singapur.