Pedro Moniz Pereira da Silva (Portugal, 12/5/1978) está a punto de cumplir su primera temporada como entrenador en la Canarias Basketball Academy, a la que llegó tras diez años como técnico en su Lisboa natal, donde consiguió ser campeón nacional cadete con el Clube Basket de Queluz.

 IMG_3381

 

Sin embargo, confiesa que llegó un momento en el que decidió dejarlo todo, incluso su profesión de ingeniero, para dedicarse por completo a su gran pasión: el baloncesto. Desde entonces, supo que su destino no estaba en Portugal  y que, aunque su aspiración es “llegar a entrenar a una universidad americana”, antes debía probar suerte en el país vecino, cuyo baloncesto sigue desde que, en 1999, España se proclamó campeona del mundo de categoría junior masculino en Lisboa. Final que, por cierto, pudo disfrutar en directo.

Hijo de un campeón nacional de esgrima y nieto del mítico “Profesor Moniz Pereira” (entrenador de atletas, como Carlos Lopes, que fue medalla de oro en Los Ángeles), admite estar en la CBA “porque me sedujo su método”, ya que “se centra en la mejora individual del jugador, algo que no puede hacerse en un club convencional”: “Uno de nuestros internos era ala-pívot en su país, dado que en su equipo no abundaban sus características físicas. Aquí, en cambio, ha evolucionado a su posición natural, que es alero, ya que podemos centrarnos en él, al no darle prioridad a las necesidades colectivas”. 

 IMG_3385

 

De esta campaña en la entidad presidida por Rob Orellana, destaca “el nivel de exigencia de la Academia, tanto en lo que tiene que ver con el esfuerzo como en la cantidad de horas”. No obstante, reconoce haber “aprendido muchísimo en poco tiempo”, motivo por el cual se siente muy satisfecho con su decisión.

De toda su experiencia en la CBA, resalta la vivida en Lituania, en el Adidas Next Generation Tournament: “Fue increíble participar en un evento tan importante y en una ciudad que respira tanto baloncesto, así como ver de cerca a tus ídolos de la infancia, como Sabonis o Jasikevicius”.

 IMG_1489