El nuevo Director Deportivo de la CBA hace balance de su primer mes en la Academia

19573063542_f3e5f85426_k

Paco, ¿cómo valoras tus primeras semanas como Director Deportivo de la CBA?

La palabra que mejor define este  primer mes de trabajo es intensidad, porque hemos estado muy concentrados en todos los turnos del Summer Camp. También diría que el tiempo ha pasado volando, porque si nuestro campus tiene una característica es que son períodos cortos de trabajo, pero muy intensos, con mucha concentración de esfuerzo, tanto para jugadores como entrenadores. En este punto, me gustaría resaltar muchísimo la excelente implicación del grupo de entrenadores, y sobre todo de Samuel Sosa, porque no es nada fácil desarrollar un campus de este estilo y duración.

¿En qué se diferencia el CBA Summer Camp del resto de campus?

Creo que el sello distintivo del campus CBA es la capacidad de integración de jugadores de diferentes países. En líneas generales, los campus en la comunidad canaria se dirigen a los niños canarios. En este caso, también, pero cuenta además con la integración de otras nacionalidades que hacen que tenga ese plus de convivencia y matices que no encuentran los jóvenes canarios en otros campus.

¿Qué te ha parecido el nivel de los jugadores inscritos?

Cuando participas en un campus, normalmente encuentras diferentes niveles. En el caso de la CBA, hay jugadores con una serie de características que destacan muchísimo y otros no tanto, que evidentemente vienen a la CBA con la clara intención de mejorar. Yo he percibido que los chicos de fuera se inscribían con la idea de trabajar intensamente, es decir, éste es un campus en el que la palabra clave es baloncesto; incluso, el día que se va a la playa, donde se trabaja durante dos horas para mejorar la agilidad y potencia.

19923882671_1042bb76c5_k

¿Qué te parece que algunos jugadores con proyección se hayan podido beneficiar del programa CBA Social?

Esto es algo muy importante de reseñar, pues la dirección de la Academia facilita un número determinado de becas para que esos jugadores puedan completar su formación. Lo cierto es que a ninguno le ha dejado indiferente, a tenor de lo que han contestado en las entrevistas.

¿Es la CBA cómo esperabas?

Yo tenía muy claro el lugar al que venía, porque desde la distancia, he visto la evolución que ha tenido la CBA y el producto en el que se ha convertido. No me coge por sorpresa el esfuerzo y la pasión que ponen, porque ya había visto jugar a sus equipos y porque conozco a Rob Orellana desde que recaló en la isla en la temporada 94/95, y sé que sobre todas las cosas ama la intensidad en el baloncesto.

¿Has empezado a trabajar ya en la temporada 15-16?

Mientras se celebraba el Summer Camp, hemos estado planificando paralelamente la temporada, cerrando entrenadores y viendo un poco todos los jugadores que van a venir. Tenemos un dibujo general de lo que puede ser este curso deportivo, aunque aún quedan flecos por cerrar.

La CBA ha firmado algunos acuerdos de vinculación con varios clubes de la isla, ¿cómo analizas estas alianzas que se han promovido?

La CBA se encuentra en un momento especialmente dinámico. Por sí misma, durante toda su existencia, la CBA se ha transformado en un producto que ha logrado el interés de otras entidades. Teniendo claro que tiene un centro de alto rendimiento en Tafira, ahora es interesante expandir la marca por toda la isla y, en lo posible, todos estos convenios se beneficiarán del método CBA, aplicándolo al tiempo disponible y a la idiosincrasia de cada uno. Además, que se quiera expandir la marca CBA es sinónimo del trabajo bien hecho.

Personalmente, ¿qué es lo que más te ha llamado la atención de la CBA?

Una de las claves del éxito de la CBA es el organigrama que posee, con departamentos en todas las áreas de relevancia, como administración, comunicación, marketing, técnico-deportivo y relaciones externas, donde el trabajo de Jordi López está siendo clave para los retos que la CBA quiere abordar.

Por último, ¿qué esperas de este curso?

Lo primero ha sido incorporarme eficientemente a las dinámicas de trabajo, intentando que, a partir de ahí, lo profesional y personal vayan de la mano.