La ‘Residencia de la CBA’, ubicada en Tafira Alta (Las Palmas de Gran Canaria), acoge cada año a unos 80 jugadores procedentes de todo el mundo. Esta temporada, por ejemplo, se han contabilizado hasta 35 nacionalidades diferentes; un dato que demuestra el carácter internacional de este centro de alto rendimiento, especializado en baloncesto.

Sin embargo, el número de españoles deseosos de vivir esta impresionante experiencia va en aumento, por lo que cada vez es más común ver un popurrí de provincias en los diferentes equipos de la cantera de la CBA, en la que también destacan los canarios, procedentes del resto de islas, y, por supuesto, los jugadores locales.

En este último caso, cuatro de ellos presentan una situación peculiar, pues son grancanarios, pero viven en la Residencia de la CBA. Ellos son: Samuel Sánchez, Enrique Santana, Azael Trujillo y Eduardo Gil.

Sánchez: “He podido aprovechar al máximo el proyecto CBA”

_MG_7825 Se inició en el baloncesto en el extinto Tenefe, pero pronto fue reclutado por el CB Gran Canaria, donde permaneció durante dos temporadas. Asimismo, logró representar en dos ocasiones a Canarias en el Campeonato de España de selecciones autonómicas, tanto en categoría minibasket como infantil. Sin embargo, hace tres años decidió mudarse al cuartel general de la Academia para dedicarse por completo a su gran pasión: “Estoy muy agradecido por la oportunidad de poder vivir en la residencia, porque así he podido aprovechar al máximo el proyecto CBA”.

Santana: “Tenemos la suerte de tener a nuestra familia cerca”

_MG_6751

Al igual que Samuel Sánchez, Enrique Santana también comenzó a practicar baloncesto en Vecindario, donde militó en Tenefe y Torbellino. Y, por otro lado, también coincide con el base en el tiempo que lleva en la residencia de la CBA, de la que destaca que “tenemos la suerte de beneficiarnos de lo bueno de vivir aquí, pero también de tener a nuestra familia cerca”.

Sin duda, la meta de Santana está muy clara, ya que pretende seguir los pasos de su hermano mayor, que actualmente juega para la Universidad de Colorado Northwestern, mientras cursa el segundo año de Empresariales.

Trujillo: “A cualquier jugador le encantaría tener esta oportunidad”

_MG_6772

El caso de Azael Trujillo es similar a los dos mencionados, con la salvedad de que su club anterior a estar en la CBA, en la que ingresó la temporada pasada, fue el SBT (San Bartolomé de Tirajana), que, a partir de esta campaña, se denomina CBA Maspalomas, gracias al acuerdo firmado entre ambas entidades.

Trujillo también se muestra encantado de poder disfrutar de los beneficios de vivir en la residencia de la CBA (“A cualquier jugador le encantaría tener esta oportunidad, porque, sin duda, es la mejor forma de mejorar”), donde “he podido conocer a muchísima gente de otros países, una experiencia que enriquece mucho”.

Gil: “Noto que he mejorado en todos los sentidos”

_MG_6760

La trayectoria deportiva de Eduardo Gil experimentó un gran cambio cuando pasó de entrenar en Maspalomas a Alemania, donde compitió en infantil y precadete con el Ludwigsburg, cuyo primer equipo juega la Bundesliga. Seguidamente, volvió a Gran Canaria y participó con el Torbellino, hasta que esta temporada la CBA llamó a su puerta: “Me lo pensé porque era un cambio brusco, pero ahora sé que hice lo correcto, porque noto que he mejorado en todos los sentidos”.