SelLa CBA pone punto y final a una temporada, la 2015/2016, con un sabor de boca inmejorable; los resultados obtenidos han sido muy satisfactorios y el desarrollo de nuestros alumnos ha sido óptimo en todos los sentidos a lo largo del curso.

n_nfyJdr

La realidad es que en éste, el noveno año de existencia de la Academia, se han conseguido hitos importantísimos, causa y a la vez efecto del crecimiento que ha ido experimentando la CBA desde su fundación hasta la actualidad, convirtiéndose en una institución consagrada tanto como club como centro de alto rendimiento. En ese apartado, también ha sido crucial la participación de la CBA en distintos campeonatos nacionales e internacionales, así como su promoción en EEUU tras disputar varios partidos allí esta campaña.

De entre muchas vivencias experimentadas esta temporada, podríamos destacar que nuestro equipo Junior cuajó una campaña de éxitos, consiguiendo realizar un Campeonato de España 2016 excelente. Los chicos de Sergio Salesa demostraron su valía en la cita celebrada en Guadalajara, colándose hasta los Cuartos de Final y consiguiendo una 5ª plaza histórica, la mejor de la historia de la Academia, siendo el equipo mejor clasificado que no pertenecía a ningún club ACB.

En esa plantilla, se encontraba el hombre récord del baloncesto canario: Joshua Tomaic. El conejero realizó un gran Campeonato de España y consiguió firmar con la Universidad de Maryland, convirtiéndose en el primer jugador de las islas en vincularse a un centro universitario que es Top25 en EEUU. Con el desembarco del alero en Norteamérica, la CBA ratificó su trabajo con las canteras insulares, así como la capacidad de la Academia a la hora de dotar a los jugadores de las herramientas necesarias para poder empezar a dar pasos hacia el futuro.

Además de Joshua, otros compañeros como Jakub Jokl, Lucas Nguessan o Kai Edwards también harán las maletas para jugar en la NCAA la próxima temporada. A estos nombres, habría que añadir a aquellos jugadores que han firmado con centros pertenecientes a la NCAA II o a Junior Colleges, llegando a acumular hasta 25 jugadores CBA que el próximo curso estudiarán y jugarán en tierra estadounidense.

Por otro lado, este curso también ha servido para subir el telón de la  CBA Youth, un proyecto en el que la CBA ha dado forma a su cantera más allá de los jugadores que están en la Academia. De esa forma, la CBA ha pasado de 0 a 200 niños en muy poco tiempo, consiguiendo dar cobijo a varios clubes de la isla y, también, empezar a construir su futuro con dedicación, cuidado y atención. Todo esto ha sido refrendado con éxitos sobre la pista, con varios jugadores CBA  y un entrenador seleccionados para estar con la Selección Canaria Infantil, y con un buen arranque de su apartado de escuelas.

En ese sentido, el presidente de la CBA, Rob Orellana, expresaba la felicidad que tanto él mismo como todos los entrenadores sentían tras dar por cerrada una campaña histórica: “Esta temporada ha sido una aventura. Empezamos el curso con muchos objetivos por cumplir y hemos superado nuestras expectativas. En todo momento, trabajamos para que nuestros alumnos crezcan a nivel humano, académico y deportivo, no queremos que ninguno se quede atrás, buscamos que se conviertan en las mejores personas posibles. Cuando veo a nuestros estudiantes firmar una beca siento muchísima satisfacción, es el sueño por el que vienen a aquí, pero también es cierto que es motivo de orgullo ver los lazos que estrechan en la Academia, una cuestión que se traduce en buena sintonía dentro de la cancha. Esta temporada hemos terminado quintos de España en categoría junior y hemos conseguido que Joshua Tomaic haga historia como jugador canario, pero queremos más, y no vamos a parar de trabajar para seguir creciendo y construyendo esta gran familia que es la CBA”, señalaba el máximo mandatario.

Con la mirada puesta hacia el futuro, dentro de muy poco la CBA cumplirá diez años de vida y no podemos ser más optimistas. La Academia ha seguido creciendo a pasos agigantados y  el objetivo claro y evidente es continuar con ese crecimiento que aporte también el grado suficiente de experiencia como para terminar de asentarnos como uno de los grandes referentes del baloncesto nacional y regional.

La CBA sigue enviando jugadores a EEUU, continúa consiguiendo buenos resultados tanto académicos como deportivos, y con la llegada de CBA Youth se ha asegurado una base de jugadores vital, pero la clave de todo esto es el sacrificio que realizan tanto los trabajadores de la Academia como los jugadores y las familias que confían en nosotros para ayudar a sus hijos mantengan esa fe en nosotros. La CBA quiere ser más grande y trabajará para poder conseguirlo.