Por Cristian Gil

La Canarias Basketball Academy ha dado el pistoletazo de salida a la temporada 2015/2016 con el acto de presentación que abre las puertas a los jugadores de un nuevo curso. El presidente de la Academia, Rob Orellana, ha dado la bienvenida, tanto a padres como a jugadores, en una charla que ha tenido lugar en el seno de la residencia de Tafira Alta, donde se han expuesto las necesidades y las exigencias de la campaña que se avecina. Además, el jefe de operaciones, Samuel Sosa, ha explicado las normas a todos los residentes para que la convivencia sea lo más cómoda posible, algo que sirve como primera toma de contacto para los nuevos jugadores, según la filosofía que lleva impartiéndose en la CBA desde su fundación.

1

Asimismo, Rob Orellana ha tomado la palabra para expresar lo que espera de esta temporada, alegando que la CBA es “una manera de  vivir, una cultura que todos debemos respetar y cumplir al cien por cien”, al igual que ha pedido a “los chicos que llevan tiempo aquí, que ayuden a los nuevos, porque tenemos que ser una gran familia”. De la misma forma, ha citado una frase de Mike Tyson para hacerle entender a los chicos que la ética de trabajo es muy importante a la hora de formar parte de la Academia: “Todo el mundo tiene un plan hasta que le pegan la primera hostia”.

2

Para finalizar, Orellana ha subrayado que el objetivo número uno de la CBA es “ayudar a conseguir que sus sueños se hagan realidad”. “Tenemos que dar lo mejor de nosotros mismos para alcanzar nuestras ambiciones, porque habrá días en los que pensemos que ya no hay fuerzas para continuar, pero tenemos que persistir”, ha concluido.

3