En la Canarias Basketball Academy se reúnen cada temporada jugadores de unas treinta nacionalidades diferentes. Sin duda, el enriquecimiento cultural, además del aprendizaje deportivo, es notable, pero implica, en la mayoría de los casos, estar lejos del lugar de origen y del núcleo familiar.

 IMG_2335

 

Sin embargo, los baloncestistas locales pueden aprovecharse de ambos aspectos, tal y como reconoce José Manuel Pérez Ramos (Las Palmas de Gran Canaria, 2 de enero de 1999), que se siente “un afortunado” al poder “disfrutar la aventura CBA sin renunciar a mi familia y amigos”.

 31603080564_aa207af311_z

 

Pérez afronta su cuarta temporada en la Academia, a la que llegó con 15 años tras haber militado en la cantera del CB Gran Canaria: “Vine un día a probar y me encantó, porque era algo muy diferente a lo que había hecho antes”, afirma el escolta, al tiempo que añade: “La primera diferencia que destacaría es la cantidad de horas que se entrena, algo inviable en un club convencional, aunque también diría que aquí prima la mejora individual, a partir de la cual crece el equipo”.

 32406635676_7a12d816df_z

 

De su experiencia en la CBA, Pérez resalta “los viajes que hemos hecho, que han sido una media de cinco por temporada, y a los compañeros que he conocido, que creo que van a ser amigos para toda la vida”, aunque también celebra el hecho de que en la CBA “nos comuniquemos en inglés, porque he podido mejorar bastante este idioma, así como me he enriquecido culturalmente, pues al tener compañeros de tantos países, aprendemos cosas nuevas cada día”.

 32064135820_52ff722616_z

 

Por otro lado, el jugador grancanario hace especial hincapié en los desplazamientos que ha hecho con la Academia, siendo el viaje a Lituania el que más le ha marcado: “Participar en la Euroliga junior fue increíble. Jugar en aquel pabellón, que después nos dijeron que está considerado el mejor de Europa, me impactó muchísimo, al igual que enfrentarnos a equipos punteros como el CSKA, Fenerbahçe o el propio Zalgiris”.

 31603031014_bd97ae09cb_z

 

Asimismo, recuerda con emoción sus dos tour en Estados Unidos, ya que “han superado mis expectativas; volví con más ilusión de la que tenía por conseguir una beca para estudiar en Estados Unidos, porque allí se vive el baloncesto de otra manera y se puede compaginar perfectamente con la universidad”. Y es que ése, precisamente, es su gran objetivo: “Quiero estudiar ADE (Administración y Dirección de Empresas) con relaciones internacionales allí”.

 IMG_2332

 

Finalmente, Pérez se muestra satisfecho con su periplo en la CBA: “Estos cuatro años los he disfrutado muchísimo y han sido muy importantes en mi vida. Me han formado como persona y jugador, al tiempo que he conocido a muchísima gente que espero volver a ver. Por todo ello, quiero dar las gracias de corazón a todos los que hacen esto posible, tanto a Rob como Aranza, así como a los entrenadores y el personal de la Academia”.