El entrenador superior Jorge López se estrena esta temporada en la Canarias Basketball Academy por la puerta grande, ya que no sólo dirige la CBA School, sino que también coordina al CBA 7 Palmas y CBA Maspalomas 

Rob Orellana y Jordi López

En primer lugar, cuéntanos cómo surge la idea de crear la cantera de un centro de alto rendimiento internacional…

Siempre he tenido bajo la presidencia del Támbara ansías de crecimiento y, por ello, buscaba dar el salto de calidad que nos faltaba. Tras varias reuniones con Rob Orellana, llegamos a la conclusión de que nuestra unión haría más fuerte a ambas entidades. En este sentido, sólo tengo palabras de agradecimiento a los dirigentes de la CBA, tanto a Rob como a Aranza Calvo.

¿Qué supone para la CBA contar con su propia cantera?

Es un gran paso a nivel de club. Tras varios años consecutivos participando en campeonatos de España, en categorías cadete y junior, queremos crecer en las categorías de formación y trabajar para conseguir grandes metas. Hemos pasado de 0 a 200 canteranos esta campaña 2015-2016.

La CBA está en pleno proceso de expansión de su característico método de trabajo… ¿qué beneficios obtendrán los clubes que se han asociado a esta marca?

Son varios los beneficios, tanto en gestión como en lo deportivo. En gestión tenemos varios departamentos que nos ayudan a ser un club referente, como el de administración, con Minerva Bonilla y Amabel Cabrera; el de prensa y marketing, con Ana Rosas y Cristian Gil; el deportivo, que dirigen Paco Martín Vega y Sergio Salesa; más una pieza fundamental en la estructura, Samuel Sosa, nuestro jefe de operaciones y entrenador también. Y, por supuesto, no quiero dejar de nombrar a todos los entrenadores: Mario Gómez, Daniel Rivero, Oscar Cabrera, Kevin Mendoza, Francisco Sánchez, Carlos Cardeñas, Juan Guerra, Piti González-Roca, Steven Sauers, Josh Malone, David Álamo y Suso Moreno.

Otro de los proyectos en el que eres el máximo responsable es la CBA School. Explícanos la misión del mismo y en qué centros educativos está presente la CBA…

Nuestros objetivos son diversos. Por un lado, enseñar y hacer llegar nuestro método lo antes posible a nuestros futuros jugadores-as y, por otro, que crezca nuestra masa social. En estos momentos, los centros en los que impartimos nuestro método son: Colegio British, Colegio San Rafael (San Mateo), Colegio Americano, Colegio Dunas (Maspalomas), Colegio Arenas Sur (San Agustín) y el IES 7 Palmas.

¿En qué se diferencia la actividad extraescolar del baloncesto que imparte la CBA?

El proyecto CBA School se centra en ofrecer una calidad en la enseñanza del baloncesto sin precedentes en los centros escolares, teniendo en cuenta los tiempos que corren y la adaptación al sistema educativo español. Es por ello que las sesiones de entrenamientos son en inglés, con traducción al español en los casos que se requiera, permitiendo a los niños y niñas una iniciación, mejora o perfeccionamiento en la lengua inglesa, mientras practican su deporte favorito.

A nivel personal, ¿qué te empujó a aceptar este reto?

Como presidente de club y entrenador, la Canarias Basketball Academy es un proyecto muy goloso, pues se trata de un centro de alto rendimiento internacional con un método de trabajo que está obteniendo muchos éxitos. Por ello, qué mejor que unirse a quien hace las cosas bien y con el que, además, me une una gran amistad. En definitiva, cuando me surgió la oportunidad, no lo dudé un instante.

¿Qué esperas de este año en la CBA?

La ilusión que ponemos todos en el trabajo serio y profesional hará que poco a poco vayan llegando los objetivos en la cantera. Sólo deseo y espero que sea un trabajo de largo recorrido y que vayamos dando pasos con consecuencias a corto plazo. ¡Será nuestro año de partida con vistas a seguir creciendo!

Por último, hay algo que no te haya preguntado y que quieras añadir…

Quiero agradecer en especial a mis dos manos derechas y amigos: Mario Gómez y Daniel Rivero, que siempre están a mi lado y puedo confiar en ellos en todo momento, pues siempre ha sido así en todos los proyectos en los que nos hemos embarcado y, en especial, en éste. También quiero agradecer al instituto de 7 Palmas y a Elena, su directora, la confianza depositada en nosotros.