Con sólo 15 años, Ibrahim Magassa (París, 9/5/2002) ha ingresado esta temporada en la Canarias Basketball Academy para intentar cumplir su sueño, que no es otro que “ser jugador profesional de baloncesto y jugar en Estados Unidos”.

 IMG_2185

 

Para lograrlo, el francés cree estar en el lugar adecuado: “En la CBA hay más calidad y cantidad de entrenamientos que en cualquier club”, dado que en su país tenía, “como máximo, cuatro entrenamientos a la semana de 2 horas” con su club, el Villemomble.

De esta forma, asegura que ahora está aprendiendo “mucho y más rápido”, por lo que “recomendaría la CBA a cualquier jugador que estuviera decidido a entrenar duro cada día para llegar a ser profesional”.

En este sentido, fue en un torneo en Las Vegas donde su destino cambió. Tras enfrentarse a un equipo de la Academia, el presidente de la CBA, Rob Orellana, habló con su entrenador y le preguntó por la posibilidad de que Magassa se desplazara a Gran Canaria.  

Al plantearlo en casa, su padre accedió inmediatamente, pero su madre, a la que le frenaba la corta edad de su hijo, terminó claudicando al escuchar los argumentos de su marido. “Es mi primera experiencia fuera de casa tanto tiempo”, expone Ibrahim, al tiempo que añade: “Lo más duro es estar lejos de la familia y también diría que los primeros días, cuando te tienes que acostumbrar a entrenar tan duro y tantas horas”.

 

IMG_2192

 

Transcurridos unos meses desde su ingreso en la Academia, Magassa se muestra muy satisfecho con su decisión: “Estoy en el lugar perfecto para conseguir mi objetivo, porque en la CBA se vive por y para el baloncesto”.  Y es que ahora sólo espera mejorar el idioma para que lo deportivo vaya de la mano de los estudios: “Este trimestre lo llevo mucho mejor, porque cada vez entiendo más español”.