La CBA (Canarias Basketball Academy) es un centro de alto rendimiento internacional, especializado en baloncesto, que no puede ser entendido sin la figura de su presidente y propietario, Rob Orellana, alma máter de este impresionante proyecto sociodeportivo, al más puro estilo estadounidense, sin precedentes en el mundo.

Aunque la CBA nace formalmente en la temporada 2007-2008, Orellana ya la tenía en su cabeza mucho antes, con el matiz de que su idea inicial, cuyos primeros flecos están recogidos en el Capítulo XXV del libro “Big Game, Small World. A Basketball Adventure”, de Alexander Wolff, consistía en abrir una Academia en Europa, dirigida exclusivamente a jugadores africanos. Todo ello motivado por su trabajo anterior como jefe de captación de cantera en el C.B. Gran Canaria, donde descubrió al ex jugador de la NBA, el británico Joel Freeland.

Los primeros pasos de la CBA datan de septiembre de 2007 en el municipio grancanario de Agüimes, en el que las autoridades locales, y en especial el alcalde y el concejal de deportes de entonces, Antonio Morales y Salvador Ruano, respectivamente, se volcaron con esta prometedora iniciativa, a la que sólo le faltaba comenzar a rodar.

Esa temporada, la CBA acogió a 20 jugadores, procedentes de Reino Unido, Francia, República Checa, Macedonia, Irlanda y Lituania, más los propios del club local, resultando dos equipos senior, de 1ª autonómica y 1ª regional, así como la posibilidad de los juniors de participar con el CB Agüimes en dicha categoría.

De aquella hornada de baloncestistas, ocho consiguieron una beca deportiva para jugar en la primera división de la NCAA, mientras cursaban su carrera universitaria en Estados Unidos: Ashley Hamilton (Loyola Marymount University), Sam Fernley (Fairleigh Dickinson University), Phil Wait (St. John University), Tom Ward (St. Francis College), Richard Clark (St. Francis College), Kamil Surdlik (Fairleigh Dickinson University), Bandja Sy (New Mexico St. University) y Gilvydas Biruta (University of Rhode Island).

El éxito de la CBA durante su primer año de vida fue tan espectacular que para el siguiente curso, el 2008-2009, la Academia tuvo que trasladarse a Santa María de Guía, en el noroeste de Gran Canaria, y más concretamente al antiguo Colegio donde iniciaron su actividad las Madres Dominicas, para poder albergar a más del doble de internos (42).

Desbordados por la gran cantidad de solicitudes de inscripción, experimentaron una nueva mudanza a la residencia del Campus Universitario de la ULPGC (Universidad de Las Palmas de Gran Canaria), donde prosiguieron, desde el 2009 al 2013, con su crecimiento exponencial. En enero de 2013, además, el prestigioso programa de televisión (Canal +), Informe Robinson, dedicó uno de sus documentales a la historia y evolución de la CBA, registrando un nuevo éxito de audiencia.

En la actualidad, la CBA se encuentra ubicada en una gran residencia de Tafira Alta (Las Palmas de Gran Canaria), con capacidad para 85 jugadores internos y muy cerca del lugar de entrenamientos: el Pabellón de la ULPGC.

Por otro lado, la CBA cuenta, desde la 2013-2014, con una nueva sección, denominada ‘CBA School’, asumiendo, por tanto, la coordinación de la actividad extraescolar de baloncesto en diferentes centros educativos de la isla deslumbrados con su método. No obstante, también ofrece una prestación interesante con respecto a sus competidores, pues el idioma de los entrenamientos es el inglés.

En cuanto al organigrama, la CBA también se ha reforzado en todas las áreas, a tenor de la dimensión que ha adquirido.