Desde Macedonia y con pasado importante en la Canarias Basketball Academy. Charlon Kloff regresará este próximo miércoles al archipiélago para disputar el partido que cierra la primera fase de Eurocup entre el Herbalife Gran Canaria y el KK MZT Skopje Aerodrom, su equipo desde esta misma temporada. 

Formado en la Universidad de St. Bonaventure, Kloff es reconocido como uno de los mejores jugadores holandeses en la actualidad y en su currículum siempre presume de haber vivido su período de formación en la Canarias Basketball Academy, la academia que le facilitó una beca para que alternase el baloncesto con los estudios en Estados Unidos. 

Desde Estados Unidos, conseguidos sus propósitos, decidió regresar a Europa para iniciar su carrera profesional en Turquía de la mano del İstanbul DSİ. También ha pasado por Grecia e Italia antes de llegar este mismo año a Macedonia. En el verano de 2015 fue uno de los nombres propios del EuroBasket disputado en Francia gracias a unos promedios de 16,2 puntos (61,1 % en triples), 4,6 rebotes, 3,2 asistencias y 1 robo en 29 minutos de media. 

Este año no lo está haciendo nada mal con el club balcánico. Está siendo uno de los jugadores más destacados del KK MZT Skopje Aerodrom, promedia 9,7 puntos, 4,5 rebotes y 3.1 asistencias en la exigente Liga Adriática y en Eurocup está siendo el jugador más destacado de su equipo con 10 puntos, 7,3 asistencias y 17 de valoración por choque.

“No me sorprende en absoluto que le vaya tan bien. Si hay una palabra que define a la perfección a Charlon es disciplina, es un jugador muy constante y ambicioso, todo lo que ha conseguido se debe al trabajo diario, siempre creyó en él y en sus enormes posibilidades. Es un base de 1.91 metros que destaca por su excepcional visión de juego y con un talento ofensivo descomunal que le permite generarse sus situaciones de tiro. Tiene un instinto anotador exquisito, desde que regresó a Europa lo está demostrando”, ha declarado Rob Orellana, director de la CBA y quien trajo en su día a Kloff a Tafira Alta.

Charlon es una persona muy querida en la residencia de Tafira Alta. Los holandeses que crecen en la prestigiosa academia tienen en su compatriota un perfecto ejemplo a seguir, ambos han llegado a la CBA conscientes de lo que la academia supuso para el probablemente mejor jugador actualmente de la selección holandesa.