Por Cristian Gil

“Este Summer Camp es el mejor de Europa”

Durante el CBA Summer Camp 2015 se juntan en la Academia de Tafira Alta jugadores de todo el mundo, incluso de un país donde el baloncesto no tiene demasiada importancia. En una ciudad de mineros como Kongsberg, situada en Noruega, cuatro chicos sueñan con una vida de oportunidades ligadas al baloncesto, algo que les llevó a venir hasta Gran Canaria para mejorar y desarrollarse en una plataforma como la CBA. Ellos son: Brage Vejlgaard, Matias Steidel (1998), Andreas Rief y Tobias Rotegard (2000).

Noruegos en el Summer Camp

Aunque la timidez de la juventud aún les embriaga, los dos mayores, Vejlgaard y Steidel, tomaban la palabra a la hora de dejar claro que elegir esta opción fue una cuestión de “querer mejorar y desarrollar nuestro juego. Nuestro entrenador nos habló de lo que era la CBA y de que organizaban el mejor campus de verano de Europa; eso nos animó a tomar la decisión definitiva y venir”.

Por su parte, Tobias comentaba que su aterrizaje en la Academia fue consensuado con su progenitor, que también es su entrenador. “Mi padre me dijo que la CBA era un lugar fantástico para mejorar mis habilidades y me animó a montarme en el avión. Él creía que era una buena oportunidad y la verdad es que tenía razón; no me arrepiento de haber venido porque los entrenamientos son muy intensos y muy duros. Cuando vienes hasta aquí no piensas que va a ser una experiencia dura, sino que todo lo que hagas te va a ayudar a ser mejor jugador”, declaraba el base noruego. Además, el último de ellos, Matias, bastante más contenido, alegaba que su presencia en este CBA Summer Camp es “para mejorar mi forma de jugar, ya que es lo único que me preocupa. Oí hablar de la CBA y no lo dudé”.

En ese sentido, todos coinciden en que quisieron investigar un poco sobre este proyecto único en el mundo. “Vi varios vídeos y me metí en la página web para ver cómo era esto. La verdad es que me sorprendió para bien, porque observé que su filosofía concordaba con lo que yo buscaba para este verano. Todo lo que había escuchado sobre la CBA eran cosas buenas y ahora las he corroborado”, concluía Brage en nombre de todos. A pesar de ser un campus muy exigente, Matias concreta que “la tercera semana ha sido más fácil que la primera (Risas); teníamos muchos entrenamientos y lo único que quería era descansar (Risas). Sin embargo, después de estar unas semanas aquí ya estoy acostumbrado y mi cuerpo se ha adaptado a esto, que era lo que quería, mejorar tanto física como técnicamente”.

Noruegos en el CBA Summer Camp 2015

Los chicos también tuvieron tiempo de charlar un poco sobre el deporte de la canasta en Noruega, un país que lidera actualmente el medallero histórico en los JJOO de Invierno. Rotegard exponía que el baloncesto “no es un deporte muy importante en Noruega y, además, se juega diferente que en España. Allí no es tan físico, es más lento y se juega, sobre todo, en media pista y sin correr demasiado. La mayor diferencia que veo es que en España el basket es más agresivo e intenso”. Asimismo, Rief añadía que, a tenor de los jugadores que España exporta a la NBA, es “una nación que trabaja bien el baloncesto en todos los sentidos. Han sido campeones de mundo y de Europa; sus jugadores tienen mucho talento y, aunque no conozco demasiado la Liga ACB, los equipos de Euroleague y Eurocup siempre dan un nivel tremendo”.

No obstante, a pesar de jugar en el mismo club y haber venido al mismo campus, Brage y Matias aspiran a metas diferentes. Para Vejlgaard, su única meta es “intentar, a través del baloncesto, entrar en la mejor Universidad posible en EEUU. Evidentemente, me gustaría seguir jugando, pero lo más importante para mí a día de hoy es estudiar en el sitio adecuado”, mientras que Steidel aclara que, al igual que su compatriota, le gustaría ir a EEUU y estudiar allí, aunque su idea es “llegar a ser profesional y poder dedicarme al baloncesto. Quiero mejorar, quiero aprender más y voy a esforzarme mucho para alcanzar mi objetivo”.

Por último, a la hora de recomendar este CBA Summer Camp, a ninguno de los cuatro les entra duda alguna. Brage, que es el que más tiempo lleva en Gran Canaria, puntualizaba: “Le diría a todo el mundo que se animasen a vivir la experiencia en la CBA. Es muy divertido, aprendes baloncesto, conoces gente de todo el mundo, compartes muchos momentos con personas diferentes… Yo creo que esa es la riqueza de todo esto que estamos viviendo en la Academia”, finalizaba el ala-pívot.