“Fue duro tener que decir adiós a la familia y a los amigos, jamás olvidaré las despedida en el aeropuerto y las lágrimas de mi entorno… pero venir a España era la mejor opción, la facilidad que dan al jugador para que pueda mejorar es lo que realmente hace única a la Canarias Basketball Academy”

Gael Bonilla 

Éstas fueron las palabras del propio Gael Bonilla el pasado mes de octubre. Acababa de llegar a Tafira Alta, cruzando el Atlántico con apenas 13 años, pero con un objetivo entre ceja y ceja: crecer como jugador. Gael aterrizó en la Canarias Basketball Academy gracias a Giovanny Rivera, entrenador mejicano que mantiene buena relación con Rob Orellana, presidente de la CBA, al cual le ofreció la posibilidad de probar al niño del Estado de México. Entonces resaltaban de él que era “un jugador con un talento poco habitual en deportistas de tan temprana edad, que contaba con ese tan necesario desparpajo que le permite ser determinante aún compitiendo con gente mayor que él”. 

Tras los primeros meses en España, las recompensas no han tardado en llegar, ya que no sólo está siendo pieza fundamental en los equipos infantil y cadete de la Academia, sino que también ha recibido una invitación desde el Real Madrid para jugar un torneo amistoso en Semana Santa, en la localidad catalana de Castelldefels. Una solicitud que desde la Academia se ha aceptado sin ninguna duda, ya que para el exterior de 1.94 metros y 14 años recién cumplidos, será una gran experiencia que le servirá para seguir creciendo.

Cromo Gael Bonilla

En esta ocasión, Orellana acompañará al mejicano, ya que esta convocatoria significa una fantástica recompensa al excelente trabajo que está realizando desde su ingreso en la CBA. El presidente de la entidad grancanaria ha confesado su satisfacción “por la excelente actitud dentro y fuera de la cancha de Gael”, queriendo destacar “su constancia y ambición en ser cada día mejor”. 

No obstante, se trata de un jugador superdotado técnicamente y que, entre otras cosas, destaca por su eficiencia desde la larga distancia y visión de juego. Cuenta con un sinfín de variantes para terminar anotando. Combina tamaño, privilegiada envergadura, velocidad y ese toque de rebeldía que le permite crecerse en los partidos importantes. Una muestra de ello, sus 35 puntos (8/16 en tiros de dos y 4/6 en triples), 21 rebotes, 8 asistencias, 9 recuperaciones, 9 faltas recibidas, 10 tapones y 67 de valoración en la victoria del equipo infantil frente al Herbalife Gran Canaria. Sin duda, es todo un orgullo para la Canarias Basketball Academy que el club más laureado de Europa se fije en una de sus promesas.