Como es habitual, la residencia de Tafira Alta acoge por esta época a jugadores de todo el mundo. Y es que el CBA Summer Camp 2015 reúne a baloncestistas de países tan dispares como Georgia, Senegal, Ucrania, China, Holanda o Argentina.

En este último caso, los dos internos con esta procedencia se han conocido en la Academia, a pesar de coincidir en edad, puesto, deporte y vivir a pocos kilómetros de distancia. Ellos son: Augusto Mauricio Bonicatto y Federico Ruiz.

Bonicatto And Ruiz

Bonicatto: “Este campus es el ideal para mejorar”

Procedente del Club Deportivo Villa Elisa, el base Augusto Mauricio se inscribió al CBA Summer Camp 2015, motivado por un ex entrenador de la CBA que le explicó en otro evento en qué consistía este proyecto único en el mundo. A partir de ahí, Bonicatto se dedicó a investigar por Internet, hasta que tuvo la oportunidad de trasladarse a España para conocer la Academia y entrenar en ella durante todo el mes de julio.

Ya en el ecuador de su estancia, el base argentino considera que “esto es profesional” y que “sabía que iba a ser duro, pero estando aquí lo es aún más”. “Yo había visto vídeos e información sobre la CBA, pero nada de lo que te cuenten se parece a cómo se trabaja aquí”, afirma, mientras añade: “Es incomparable a cualquier experiencia anterior”.

De su periplo en la CBA, Bonicatto destaca la exigencia del alto rendimiento, al tiempo que matiza que “aquí te corrigen bastantes detalles que ni tú sabías que lo estabas haciendo mal”, motivo por el cual recomienda este campus a todo aquel que desee mejorar en su juego.

IMG_3676

Ruiz: “Ahora me siento con más confianza”

El director de juego junior de Villa Urquiza (Capital Federal) quería jugar fuera de su país y, en este sentido, España le parecía un lugar ideal para empezar a probar. Fue entonces cuando un amigo le habló de la CBA y de su método de trabajo, quedando maravillado con todo lo que escuchó.

“Yo me esperaba este nivel y me encanta; se lo recomiendo a todo aquel que quiera mejorar”, asevera Ruiz, que también resalta que “el Summer Camp te da muchas herramientas para jugar; de aquí sales cambiado, incluso con otra mentalidad”.

Por otro lado, el base argentino ratifica que “tras estar aquí, te sientes con más confianza y libertad para hacer diferentes cambios, pases…”, por lo que valora positivamente “cómo corrigen aquí, porque te das cuenta que puedes sacar provecho de ello”.