“Impresionante. Es la palabra que se me viene a la cabeza cuando recuerdo mi experiencia en la Canarias Basketball Academy. Yo nunca había trabajado a este nivel, sobre todo físico y mental… así que al principio lo pasé mal. Rob, Aranza, los entrenadores, los trabajadores de la residencia, los compañeros… la CBA es una gran familia. Es mi segunda familia. Dudo mucho que en Europa haya otra academia que dé los valores que te inculca la CBA”.

Hablamos con Yankuba Sima, actual jugador de la prestigiosa Universidad de Saint John’s con pasado en la Canarias Basketball Academy. ‘Yanku’ llegó a Tafira procedente del del Sant Josep Junior de categoría junior y en apenas unos meses trabajando en la academia consiguió llamar a las puertas de la selección nacional.

“Conocía a Yankuba de verle jugar en categorías inferiores del Santa Eugenia de Girona y me llamaba entonces la atención por ser un jugador con interesantes cualidades para jugar al baloncesto. Siendo cadete pude entrenarle en el ya desaparecido Sant Josep Girona y ahí me percaté de que era muy inteligente a la pista y físicamente, bien trabajado, podría ser un buen jugador, explica Gerard Damià, la persona que cambió la vida de Sima fichándolo en su momento para la CBA.

“En Girona carecía el trabajo técnico y físico y competir diariamente en los entrenamientos ante jugadores de su mismo perfil. Estaba convencido que en la CBA obtendría grandes resultados en estos dos aspectos, siempre y cuando él fuese capaz de aguantar la exigencia de la academia. Desde un principio, Rob Orellana y todos los entrenadores, le apretaron como al que más y él lo agradeció en forma de trabajo, explica el propio Gerard, quien actualmente realiza labores de scout y reclutamiento para la CBA.

“De él solamente espero que disfrute de poder vivir, estudiar y jugar al baloncesto en una ciudad como Nueva York y en una Universidad tan buena como la de St. John’s. No pienso en cuál pueda ser su tope o donde pueda acabar jugando el día de mañana, si sigue formándose tanto académica como deportivamente (como lo está haciendo) llegará donde él quiera. Confío mucho en él”, concluye Gerard.

Sima está tranquilo y feliz, está viviendo su sueño en una de las mejores ciudades del mundo como Nueva York. Allí ha encontrado su nuevo hogar mientras estudia, algo imprescindible para su futuro… pero él jamás olvida el pasado, una parte muy importante de su brillante presente nació en Tafira y vino de repente, con una simple llamada de teléfono. Gerard Damià llamó un día a mi madre, a la 1 de la madrugada, diciéndole que mañana tenía que coger un avión para ir a Las Palmas de Gran Canaria y entrenar con la CBA. Mi madre conocía mucho a Gerard porque había entrenado a mis hermanos mayores y eso facilitó mucho las cosas. Recuerdo vivir aquellos instantes con mucha ilusión”, recuerda el propio Yankuba.

Por allí le da muy bien, está jugando su tercer año y está muy satisfecho en cómo le van las cosas. En su equipo hay un ambiente genial y todos los días tiene la fortuna de recibir los consejos del ex-NBA Chris Mullin, que es su entrenador.

Consejo de hermano mayor:

De Yankuba, para Ousman y Ebraim.

Los hermanos pequeños de Yankuba están siguiendo sus pasos y recientemente abandonaron territorio gerundense para comenzar una nueva etapa en la Canarias Basketball Academy. Yankuba ha querido mandarles un mensaje:

“Disfrutad cada día de la experiencia de estar allí, en la CBA. No dejéis de trabajar, ni en lo académico ni en lo deportivo, estáis los dos en el mejor sitio para hacerlo y cumplir vuestros sueños.

Tendréis días duros, porque no es fácil, pero quien algo quiere… tiene que sufrir para conseguirlo.

Los dos sois muy buenos jugadores y seguro que si trabajáis duro conseguís alcanzar vuestros objetivos”.