Viviendo el sueño” es la ventanita en Internet de Alejandro González, un jugador de baloncesto madrileño, que, tras pasar una temporada en la Canarias Basketball Academy (2014-2015), decidió que quería combinar los estudios con el deporte en Estados Unidos. En la actualidad, milita en la Western New México University, donde cursa un doble grado en Matemáticas y Economía.

alejandro

En este sentido, el trabajo final de una asignatura del pasado semestre supuso el empujón definitivo para crear su blog, una herramienta que muchos deportistas tienen a su alcance para “resolver todas las dudas acerca de las universidades en Estados Unidos”, ya que recuerda que cuando él tenía esa intención “no encontraba algo parecido, porque no había nadie que ya estuviera aquí y que contara de primera mano sus experiencias en un campus universitario americano”.

Tras varios meses en la red, Alejandro alucina con la repercusión alcanzada, aunque confiesa que la clave de su éxito no es otra que “buscar artículos que ayuden de verdad y sean interesantes, porque así la gente los comparte en las redes sociales”. No en vano, comenta que “cada vez más y más deportistas me contactan para preguntarme cosas”, así como “todo el mundo me felicita y me da las gracias”.

medium_Web_MBB_team61

La ilusión que Alejandro desprende en su blog corresponde a lo entusiasmado que se encuentra con esta nueva etapa, ya que “mi vida aquí satisface todas las expectativas que tenía antes de llegar”. “Sin duda, ha sido un sueño hecho realidad”, matiza.

Y es que González sabe más que nadie lo complicado que es combinar los estudios y el deporte en España: “Empecé en una universidad madrileña el año pasado y no sólo suspendí por primera vez en mi vida, sino que apenas tenía tiempo libre. Aquí, en cambio, todo es diferente. Tengo muchas facilidades y a los deportistas nos ayudan mucho. El pasado semestre, he tenido una media de 3.8 en mi GPA, lo que equivaldría a más de un 9 en España”.

Por último, recuerda “como si fuera ayer” que su paso por la CBA “fue una experiencia muy gratificante, ya que al dejar el Real Madrid, mi objetivo pasó a ser el de conseguir una beca en Estados Unidos y, como muchos jugadores que habían pasado por allí lo habían conseguido, lo tuve claro”. En cualquier caso, también agradece “lo que maduré y la fortaleza mental que desarrollé en la Academia”. “Dejé de ser un niño”, asevera, asegurando que “convivir con gente de todo el mundo y en el paraíso de Canarias hizo que fuera una experiencia única”.   

Sin título