La Canarias Basketball Academy ha recibido esta semana a dos nuevos jugadores,  procedentes del exitoso proyecto “200 mil estudiantes por México”.

En este sentido, su responsable, el periodista Enrique Garay, se personaba en la residencia de Tafira Alta, junto a los padres de los cadetes, para conocer las instalaciones, el colegio y el entorno en el que Luis Antonio Álvarez y Diego Armando Willis proseguirán con su formación baloncestística, académica y social.

'200 mil estudiantes por México' apuesta con fuerza por la CBA

“La CBA ha superado todas nuestras expectativas; sabíamos de su gran prestigio a nivel mundial, pero al llegar aquí, nos hemos quedado mucho más impresionados aún”, afirmaba Garay, mientras añadía: “En Rob (Orellana) y Aranza (Calvo) hemos encontrado más de lo meramente profesional; son amigos y ellos nos mantendrán informados sobre los progresos y resultados de nuestros chicos”.

El promotor de la iniciativa confirmaba que ambos jugadores han sido becados por una temporada, con posibilidad de renovación atendiendo a los resultados obtenidos: “Tenemos mucha confianza en este método de trabajo; por eso hemos traído a lo mejorcito de la selección mexicana sub 15”.

Con respecto a Luis Antonio Álvarez, resaltaba que “es un jugador muy interesante, que juega de tres, ya mide más de 2 metros y sabe botar el balón”, al tiempo que definía a Diego Armando Willis como “un base natural, que tiene un dribling muy interesante”. “Estoy convencido de que, con la competencia que hay aquí, se puede desarrollar como el futuro base de la selección nacional”, vaticinaba.

No obstante, también se preocupaba en subrayar que “más allá del físico, saben jugar y entender el juego, pero la principal virtud de los dos es que son buenos chicos: respetuosos, disciplinados y obedientes. No sólo van a cumplir con sus obligaciones, sino que se van a entregar al máximo”.

Anecdóticamente, Enrique Garay conocía a los padres de Álvarez y Willis, ya que coincidió con ellos en sus inicios en la profesión periodística “hace más de 20 años”, cuando  “estuvieron en la selección mexicana, lo que, sin duda, ha influido en que sus hijos practiquen este deporte”.

200 mil estudiantes por México: “Nunca se había hecho un evento de estas dimensiones”

En México se daban dos circunstancias que el visionario periodista Enrique Garay supo aunar magistralmente. Por un lado, se trata del país “más obeso del mundo” y, por el otro, la SEDATU (Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano), que pertenece al gobierno federal, se dedica, especialmente, a la función social, construyendo carreteras, hospitales, parques… En este último caso, y gracias al PREP (Programa Rescate de Espacios Públicos), “ha puesto una cancha de baloncesto en la mayoría”.

A tenor de ello, Garay le propuso al titular de esta secretaría, Jorge Carlos Ramírez Marín, “uno de los hombres más cercanos al presidente”, aprovechar esa importante infraestructura para poner en marcha una liga de baloncesto base en los diferentes rincones de la nación y combatir con ello el alto índice de obesidad infantil que presentan.

Tras su primer año de vida, “200 mil estudiantes por México” puede presumir de haber implicado a la cuarta parte de las localidades del país (627 concretamente) o, dicho de otra forma, haber celebrado casi 50.000 partidos en total. Esta liga, además, se empezó jugando a nivel municipal, continuando con el campeonato regional y culminando la temporada con una final nacional con ocho equipos clasificados.

“Nunca se había hecho un evento de estas dimensiones”, asevera Garay, agregando que “no hay en México un proyecto que se le parezca, ni de cerca ni de lejos”. Por ello, agradece al secretario Ramírez Marín la confianza que ha depositado en él “para sacar adelante esta iniciativa” y a Modesto Robledo, presidente de Ademeba (Asociación Deportiva Mexicana de Básquetbol), “por validarla ante la FIBA”.